El horror al vacío

El agobio se apodera del espíritu militante que nutrió al Frente de Todos, mientras la interna de la coalición oficial deja al desnudo el simulado estoicismo del presidente Alberto Fernández frente al furor de las críticas que despacha la vicepresidenta Cristina Kirchner a través de sus emisarios. El miedo a la derrota empuja a gobernadores, sindicalistas y dirigentes de las distintas tribus peronistas al diseño de constelaciones más o menos nobles pero a menudo tenues bajo la órbita del calendario 2023. Los agujeros negros que deja el gobierno se llenan con la angustia que vende el mercado sin que el gabinete económico armonice las variables ni el campo popular detenga el drenaje de la representación hacia los commodities de la resignación.

El silencio que quedó escrito

El documento que el Senador Oscar Parrilli presentó luego de la votación expresa con nitidez la posición de Cristina. De hecho el informe fue elaborado en su despacho por un equipo integrado por economistas y ex funcionarios de su gobierno. Lo allí expresado no solo cuestiona la negociación con el Fondo sino que sienta posición dentro de un gobierno al que le cuesta definir el rumbo para lo que viene adelante.

Gobierno en flor

Alberto Fernández se puso al hombro la pelea voto a voto, dentro del oficialismo, para conseguir la aprobación del acuerdo con el FMI. Cristina Kirchner, en tanto, mueve hilos para que la cosecha de abstenciones crezca. Las dimensiones del trauma que experimente el gobierno en recinto alumbrarían una nueva etapa después del tratamiento o profundizarían la anomia disolvente de la entente electoral que ganó en 2019 pero se derrite progresivamente en vanidades y promesas incumplidas.

Eclipse total del Frente de Todos

La coalición de gobierno padece dos problemas al mismo tiempo. Por un lado, la neutralización descendente entre sus fracciones, sin que ninguna prevalezca sobre la otra para establecer un rumbo certero y sin vacilaciones. Por otro, la confusión de sus cuadros para distinguir la pasión militante de las razones de Estado, sin abandonar las convicciones ni tropezar con infantilismos.

Cada vez más cambios y menos juntos

Esta semana se partió el bloque radical dentro de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la Nación, todo mientras juraban los nuevos legisladores. El bloque que encabezará Rodrigo de Loredo, que responde al senador Lousteau, buscará disputarle protagonismo a Mario Negri pero también al PRO. La principal oposición quedará con siete bloques internos frente a los tres que tenía hasta acá. Juegan Manes, Monzó y Stolbizer. Dentro del partido amarillo se siguen pasando facturas por el resultado electoral.

Las internas de Juntos por el Cambio no dependen de los resultados

Con las elecciones 2021 en tiempo pasado ahora la oposición emprende el trabajo para las presidenciales. La aventura legislativa de este año les sirvió para comenzar a medirse puertas adentro. Manes sorprendió a todos, Lousteau y Cornejo, observan y Patricia Bullrich se cuela en la interna boina blanca al proponer al gobernador Morales como un posible presidenciable. Larreta a todo o nada para que esas ganas del partido centenario queden opacadas cuando llegue el 2023.

Los intendentes ponen en valor el rol del territorio y piden más acompañamiento

Luego del discurso del presidente en el Día de la Militancia se hizo pública la cena que mantuvo con los jefes comunales de la primera y tercera sección electoral en Olivos. Allí hubo agradecimientos mutuos, pero también se habló «serio» sobre el rumbo y la forma de hacer política en los dos años que vienen. Más movimiento y trabajo en profundidad en el territorio piden desde Casa Rosada y más celeridad y acompañamiento, reclaman los municipios.