La apuesta de las elecciones 2021: el voto joven

Estas elecciones tienen un desafío que por lo bajo todas las fuerzas políticas lo tuvieron presente desde el armado de las listas pero que en términos mediáticos recién quedó expuesto hace dos semanas cuando las declaraciones y acciones de campaña lo dejaron en evidencia: interpelar a la juventud.

Las cifras y los datos al respecto fueron saliendo de manera dispersa pero la información es contundente. Con el padrón electoral definitivo para estas PASO 2021 lo que se observa es que el 35 por ciento -13 millones de personas- del electorado en términos nacionales tiene menos de 35 años. Y esa cifra se puede desmenuzar aún más.

Cerca de un millón de jóvenes de ese electorado tiene entre 16 y 18 años con lo cual puede votar por primera vez. Para esa franja no es obligatorio el voto pero lo tiene autorizado desde que en el 2012 se aprobó la ley de ciudadanía argentina 26.774 que los habilita para ir a las urnas y que reza en su artículo 7: «Los argentinos que hubiesen cumplido la edad de dieciséis (16) años, gozan de todos los derechos políticos conforme a la Constitución y a las leyes de la República».

Pero hay más porcentajes para prestar atención. La mitad de ese 35 por ciento del padrón, es decir 6,5 millones de habitantes, tiene entre 16 y 24 años. Y desde todas las fuerzas políticas consultadas reconocen que son hoy el sector más complejo para interpelar. «Son quienes empezaron a proyectar, a soñar, a buscar su primer trabajo o carrera o estaban terminando el secundario y sintieron un parate fuerte en su vida cuando llegó la pandemia hace 19 meses. Es el sector más resentido luego de esta crisis económica y sanitaria», es el diagnostico de las dos fuerzas principales en esta contienda electoral.

Ahí la estrategia de la principal oposición se centró en algo conocido por más que esta vuelta pareciera estar generando menos resultados que en el pasado. Desde Juntos con timidez continúan hablando de la importancia de la comunicación segmentada y por redes sociales y según pudo saber este medio «la política 2.0» que alguna vez fundo el ex jefe de gabinete de la nación, Marcos Peña, parece seguir siendo un norte a transitar. Por eso vimos muchos videos en las últimas semanas de María Eugenia Vidal, Diego Santilli y Horacio Rodríguez Larreta, subiendo videos a la plataforma Tik-Tok intentando un discurso «fresco y jovial» y hasta incluso el jefe de gobierno porteño desde hace 10 días fue rebautizado y se auto percibe como «el pelado de Tik-Tok».

Desde el oficialismo mantuvieron otra premisa que revelamos en Realidad en Aumento en ediciones anteriores. «Las redes las seguimos usando como una herramienta más, para estar cerca del electorado y porque entendemos que lo virtual hoy también es lo público pero los recursos que utilizaremos son mixtos entre las herramientas virtuales y las tradicionales que nos permiten contar de una manera más clara qué hicimos para ese sector de la sociedad y qué pensamos hacer en los dos años de mandato que tenemos por delante», afirman desde el comando del Frente de Todos.

Dentro de esta ecuación mencionan las aprobaciones de leyes ambientales como la ley del Fuego para garantizar la protección de humedales y tierras explotadas para el rubro agropecuario. «Quienes se preocupan principalmente por este tema y tienen más información son los jóvenes», interpretan. Además, incluyen allí los créditos a tasa cero para monotributistas y las leyes de alivio fiscal para ese sector de la población y la devolución de ganancias para los empleados registrados como puntas económicas importantes que interpelar a «las juventudes».

Desde el entorno de Sergio Massa le revelaron a REA que también se está pensando luego de la polémica por los carpinchos en poner sobre tablas en la Cámara de diputados el proyecto de «Ley de Humedales» que esta cajoneada en la actualidad y que pierde estado parlamentario para ser tratada en noviembre. «Tenemos la intención de que se busque su aprobación entre las PASO y las generales del 14 de noviembre antes de que la ley pierda su posibilidad en el recinto», afirman.

Algunos sectores del oficialismo no saben y no contestan sobre este tema, pero si tienen la certeza de que puede ser la bisagra para demostrar si realmente la agenda verde es parte de las prioridades del Frente o no.

Otra de las estrategias con la cual se busca interpelar es la de la representación. Se habla de que no solo hay que marcar agenda de interés para las juventudes argentinas, sino que hay que acompañar para que haya representantes de la juventud en los ámbitos legislativos. La experiencia frentista del 2019 fue la de la actual legisladora porteña Ofelia Fernández.

En esta vuelta se explora algo parecido con la secretaria de Juventud de La Matanza, Brenda Vargas, que con 26 años es la representante de la lista nacional del FDT en la provincia de Buenos Aires para ser diputada nacional a partir del 10 de diciembre. A menos que el resultado sea desastroso para el oficialismo tiene su banca garantizada. Las cuentas en la Rosada prometen que por la provincia entraran entre 16 y 19 diputados esta vuelta. Según si el conteo definitivo oscile entre el 42 y el 47 por ciento.

Lo que nadie responde desde el comando de campaña del oficialismo es por qué en esta campaña pre PASO no se explotó el perfil de la joven candidata como se esperaba en un principio cuando se dio el cierre de listas el pasado 24 de julio.

Desde las fuerzas mayoritarias observan a Javier Milei con atención. Saben que hay un sector de la juventud que se ve tentada por esa «lógica de la antipolítica». Pero desde el oficialismo lo miran con análisis de ensayo, con la convicción «de que los grandes medios también hacen lo suyo para instalarlo» y desde Juntos lo miran con preocupación. Quedó expuesto que la radicalización del discurso de Vidal y Santilli en las últimas semanas tuvo que ver en gran medida con la especulación de que a partir de las experiencias libertarias de Milei en CABA y de José Luis Espert en provincia pueden llegar a perder un porcentaje de entre 3 y 4 puntos del núcleo duro que el PRO y Juntos por el Cambio supo construir en su momento. En los comandos cambiemitas miran cifras todos los días.

El dato que observan todos los espacios con preocupación pero que tiene en mayor vilo al Frente de Todos es el volumen de participación del electorado joven a quien saben «con épica» hay que volver a reconquistar con apuesta de «horizonte y postpandemia»: La vida que queremos.